Clasificación de Suelos Laminados. Despejando dudas.

Clasificacion de suelos laminados. Mitarima

Clasificación de Suelos Laminados.

Estas a punto de comprar un suelo laminado y ves que unos se etiquetan con las letras AC3, AC4, AC5, etc. A priori, y acertadamente cuanto más alto es el número, aumentará la calidad y el precio del mismo.

AC es el indicador de dureza y resistencia del suelo a la abrasión (rozaduras) , para lo que se hace un test estandarizado y en base a los resultados, se clasifica la resistencia como AC3, AC4, AC5…

Por supuesto esto significa que un suelo AC6 es mas resistente a la abrasión y rozaduras que uno AC4. La clasificación AC se establece realizando la llamada prueba de Taber, un test de abrasión en el que una máquina somete al suelo a una serie de frotados con un rodillo provisto de una lija, hasta que desgastan la capa superficial. Dependiendo de las vueltas que aguante se determina su clasificación, según la norma EN 13329:

  • AC-1 (más de 900 vueltas)
  • AC-2 (más de 1.800 vueltas)
  • AC-3 (más de 2.500 vueltas)
  • AC-4 (más de 4.000 vueltas)
  • AC-5 (más de 6.500 vueltas)
Clasificacion de suelos laminados. Prueba de Taber
Máquina para realizar la  Prueba de Taber

Pero esto no es todo lo que influye en la Clasificación de suelos laminados, ya que el indicador AC solo se refiere a la resistencia a la abrasión y rozaduras.

Según su calidad, los suelos laminados se clasifican por otra norma y así surgen los suelos “Clase 31”, “Clase 32”, etc. Las clases de uso doméstico exclusivo, comienzan por 2, por ejemplo, 21, 22, 23.
Las que empiezan por 3, como clase 32, 33, etc, se orientan más para uso comercial.

La clasificación de suelos laminados según su calidad es la siguiente:

Uso doméstico exclusivo:

  • Clase 21 – Para uso doméstico moderado.
  • Clase 22 – Para uso doméstico general.
  • Clase 23 – Para uso doméstico intenso.

Uso doméstico / comercial:

  • Clase 31 – Para uso doméstico intensivo – comercial moderado.
  • Clase 32 – Para uso doméstico intensivo – comercial normal.
  • Clase 33 – Para uso doméstico intensivo – comercial intensivo.
  • Clase 34 – Para uso doméstico intensivo – industrial moderado.

Esto no quiere decir que si vamos a adquirir un suelo para nuestra casa, no nos sirva uno para uso comercial, al contrario: los que son aptos para uso comercial, serán siempre mejores que los de uso exclusivo doméstico.

Otras características que definen la calidad del suelo es el grosor de las tablas. Se fabrican desde 7 mm. de grosor hasta 12 mm. Esto junto a la calidad del sustrato base utilizado en su fabricación es lo realmente importante a la hora de elegir un suelo laminado. El grueso y la calidad del sustrato influirán directamente en la aparición de problemas de humedades, deformaciones, etc.

Clasificación de suelos laminados Kaindl:

Los suelos laminados Kaindl que suministramos se fabrican con un sustrato denominado Optima HDF, propio de Kaindl que ha demostrado su durabilidad y resistencia a deformaciones. Salvo una referencia que es Clase 31, el resto de referencias que suministramos son Clase 32.

El tema de la abrasión (AC3, AC4, etc) no es tan importante, como el tema de la calidad real de la lama (la clase) y el grosor de la misma. Ya que, seamos realistas, ¿Cuántos muebles tenemos que arrastrar por casa y cuántos paseos darnos para que todo eso iguale a 1800 vueltas de lija con un rodillo?. Es preferible, por ejemplo, un AC3 de clase 32 y 9mm, que un AC5 de clase 31 y 7mm.

Esperamos haber aclarado este asunto del que recibimos muchas consultas. De todas formas, siempre estamos a su disposición para cualquier aclaración a través de nuestro Formulario de Contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *