Tipos de suelos: Tarima Flotante, Suelo Laminado, Parquét Flotante…

Suelo Laminado Kaindl K4384

Tarima flotante, suelo laminado, parquét encolado o flotante, macizo...

Si estás pensando en renovar el suelo de tu hogar o negocio es probable que te veas desorientado con todas las opciones que existen. Incluso es posible que no tengas claras las diferencias entre todos estos materiales que pueden parecer similares pero no lo son. Es normal, ya  que en muchas ocasiones se mezclan o se aplican mal los términos que definen a cada uno de ellos.

Dos tipos diferenciados: Parquet y Suelo Laminado

El Parquét.

El parquét es un suelo fabricado con madera. Su capa superior debe tener un grosor  de 2,5 milímetros como mínimo. Los hay de una sola pieza de madera, o multicapa. El parquét multicapa se compone de distintas capas de barnizado, una capa de madera maciza, una capa de núcleo que puede ser de distintos materiales para aportar estabilidad al suelo y una base de chapa. El precio tampoco es el mismo: el multicapa es más económico porque la variedad de materiales que se pueden emplear en la base lo abarata. El suelo de madera maciza se podrá acuchillar y lijar más veces que un suelo de parquét multicapa, en el que dependerá del grosor de la capa superior.

Tarima multicapa

Según el tipo de instalación hay que diferenciar el parquét flotante (también denominado tarima flotante) o parquét encolado. El parquét flotante se coloca sobre el suelo sin colas, mientras que en el encolado hay que pegar las tablas al suelo, lo que complica su instalación.

El parqué encolado es más silencioso que la flotante, sin embargo como contra, tiene más posibilidades de se produzcan humedades.

Los suelos laminados.

Los suelos laminados están fabricados por varias láminas de distintos materiales. Una capa superior transparente y resistente al desgaste formada por varias capas de melamina prensadas. Se termina con un relieve que imita la madera para que su textura sea prácticamente idéntica.

La impresión de una fotografía de madera real, un panel de fibras de alta densidad duradero, estable y resistente a la humedad y una capa de refuerzo resistente a la humedad que equilibra las lamas.

Este suelo no admite ser lijado y barnizado como el parqué, pero por otra parte su dureza es mayor que la de la madera, resiste mejor la humedad, los arañazos y las manchas. Por lo general, los suelos laminados son más económicos que los pavimentos de paqué y la calidad de sus acabados los hacen difícilmente distinguibles de los de madera natural.  Su instalación suele ser normalmente flotante y la mayoría de los fabricantes incorporan un sistema de ‘clic’ que hace que su montaje sea muy sencillo y bastante rápido.

La tarima flotante

Como ya hemos dicho, la tarima flotante es un suelo de parquét con instalación flotante, sin pegar al suelo. Aunque debería utilizarse tarima flotante sólo para los suelos de madera, el término se ha extendido mucho y se suele emplear también para referirse a los suelos laminados colocados de esta forma.

Suelo Laminado Kaindl K4384

¿Entonces que necesito? ¿tarima flotante o suelo laminado?

Elegir una opción u otra dependerá sobre todo de los gustos personales de cada uno. Cada tipo de suelo tiene sus ventajas y desventajas, que es necesario conocer antes de tomar una decisión. ¿La principal diferencia entre laminados y tarima flotante? Que los laminados están fabricados con materiales sintéticos mientras que en la tarima se trata de madera natural.

Los suelos de parquét tienen la belleza de la madera natural, su tacto y unos acabados irrepetibles, cada pieza es única. Por otra parte, presentan también las desventajas de la madera: son más blandos que los laminados, por lo que se rayan y desgastan con más facilidad. Cuando la tarima flotante se estropea, para que recupere el aspecto original, hay que acuchillarla. Conllevan un gasto mucho más elevado, así que es necesario valorar si merece la pena invertir en ellos por tener un suelo de madera natural.

Tarima Flotante Natural

Los suelos laminados tienen una mayor dureza que los de parquét. Al estar elaborados con materiales sintéticos, resisten el agua (no en contacto constante) y en muchos casos son ignífugos. Sus acabados son muy variados y, al igual que puedes encontrar suelos laminados con aspecto de roble, haya o pino, también los hay que imitan el cuero, tela, mármol, pizarra…

Los suelos laminados Kaindl que ofrecemos visualmente es difícil distinguirlos de madera natural.

Apenas requieren mantenimiento y son más económicos, por lo que son la opción más cómoda para la mayoría de los hogares y comercios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *